ESPACIO PATROCINADO

23 mar. 2016

Vía de la Plata. Etapa 6. Fuente de Cantos - Zafra



Hoy tenemos ante nosotros una etapa con apenas desniveles y con dos localidades intermedias, como son: Calzadilla de los Barros y Puebla de Sancho Pérez.
Por donde hoy pisa el peregrino pasaron, en otro tiempo las legiones del Imperio Romano.

Desde el albergue nos dirigimos hacia la Plaza de la Constitución, una gran cruz de piedra situada junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Granada será nuestro punto de partida de hoy. Desde allí nos dirigimos hacia la calle Pizarro, le seguirán las calles Olmo y San Juan, que nos llevan hasta la ermita de San Juan de Letrán. Cruzamos la carretera y tomamos una pista de tierra que nos aleja de la población, un cómodo camino que nos llevará hasta la primera localidad de la jornada, Calzadilla de los Barros.




En la entrada de Calzadilla de los Barros, nos recibe un monolito con un plano de la localidad realizado con azulejos, fue inaugurado en 1998 y simboliza el hermanamiento entre Calzadilla de los Barros y el Cabildo de Gran Canaria.


Información:


Entramos por la calle Fuente de Cantos, que nos lleva hasta la Plaza de España. El monumento más importante de la localidad, la iglesia del Divino Salvador no está en el itinerario de nuestra flecha amarilla, por lo que si queremos visitarla tenemos que tomar la calle de la Iglesia, que parte de la misma Plaza de España, merece la pena visitarla, está cerca a tan solo 150 m. de la plaza.
Si somos afortunados al encontrar la iglesia abierta, disfrutaremos de su retablo mayor, una de las obras de arte gótico-mudéjar más espectaculares de Extremadura.


El pintor residente en Zafra Antón de Madrid realizó, entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI, el retablo de la parroquia del Divino Salvador de la localidad pacense de Calzadilla de los Barros, uno de los más espectaculares de Extremadura. La armadura de madera del retablo es muy sencilla y presenta elementos decorativos netamente góticos, con una articulación general que recuerda a la de un gran tríptico compuesto por 28 tablas pintadas y doradas. En forma de meandro, las tablas van reflejando los misterios gozosos, dolorosos, gloriosos…, según explica Manuel Galván, párroco de Calzadilla. Junto a ellas, en los laterales, están las figuras de los cuatro evangelistas como lienzos externos al retablo.


La población debe su nombre a la antigua calzada romana de la Plata, junto a la que se asienta. Esta calzada, situada en pleno tránsito de la vía romana, enlazaba el norte y el sur de la península, convirtiéndose más tarde en el Camino de Santiago usado por los peregrinos a la Tumba del Apóstol. En el escudo de la localidad figura una franja de plata, en campo de sinople -verde-, símbolo de la vía sobre sus campos. 

Algunos historiadores sitúan la villa Contributa Julia en su término municipal, basándose en las afirmaciones del Plinio, en el libro III de su "Naturalis Historia". En las proximidades de la localidad "Viña del Capitán" y "El Palomar" han sido localizados yacimientos romanos.

  Iglesia de San Salvador  
Las primeras referencias históricas de esta iglesia datan de 1494, fecha en que la Orden de Santiago visita el templo. En su interior encontraremos un espectacular retablo gótico en el altar mayor, datado a inicios del siglo XVI y considerado uno de los más valiosos de Extremadura.


Salimos de la localidad por la calle Zafra, que nos lleva hasta un camino de tierra que poco a poco nos aleja de la población.


En los primeros kilómetros hay que salvar varios arroyos, el del Molinillo y el del Romo. Si lo hacemos en época de lluvias posiblemente tendremos alguna dificultad, pero en época estival no suele llevar agua.




El camino se va aproximando poco a poco a la carretera N-630, junto a ella cruzamos el puente que salva el Río Rivera Atarja. Un poco más adelante abandonamos la compañía de la carretera por un camino que nos desvía a su izquierda.


En los próximos nueve kilómetros libraremos varios arroyos, el de las Cañadas, en el km once de la etapa y el Matasanos, en el catorce. Su dificultad dependerá de la lluvia caída en la zona.



Una vez sorteado los dos arroyos, el camino transcurre por tierras llanas, un tranquilo caminar junto a campos de cultivo, viñedos y olivares.
En el km 14 de la jornada llegamos hasta la carretera que lleva a Medina de las Torres, la cruzamos y en cuatrocientos metros llegaremos hasta una zona de descanso. Si el sol aprieta lo recibiremos como una bendición, un buena excusa para hacer una parada y reponer fuerzas.



Pasados unos 4 km. llegamos hasta una señal que nos avisa del paso del ferrocarril. Ánimo, ya queda poco... en tan solo un par de kilómetros entramos en Puebla de Sancho Pérez.



Información:

Un pueblo muy coqueto, en él hay una plaza de toros de las añejas. Una de las curiosidades mas singulares del camino por esta comarca, una plaza de toros adosada a un Santuario, el de la Ermita de Belén, con trazas barroca s. XVIII.

  Ermita de Ntra. Sra. la Virgen de Belén  
Templo levantado sobre un valle de gran belleza natural, de blanca fábrica Mariana, reconstruida en el siglo XVIII, compuesta por iglesia de traza barroca con ostentosa cúpula y soportales en la se integra la Plaza de toros.
El albergue de peregrinos está en una de sus alas. Se encuentra a unos 2 km. de la Iglesia. (En el plano que adjuntamos al final del artículo indicamos cómo llegar hasta él.)
En el interior de la ermita se encuentra la talla de la Virgen de Nuestra señora de Belén, tallada en alabastro con su parte de atrás sin tallar. La talla mide unos 82 cms y está policromada en la cabeza, manos y pies.
Según cuenta la leyenda la talla de la virgen fue encontrada por un pastor en 1380. La encontró entre unas zarzas mientras apaciguaba su rebaño a las afueras del pueblo, en un lugar llamado El Calvario.

VÍA CRUCIS Y CALVARIO
Desde la salida de la Población, por el camino que conduce a la Ermita, van colocadas las cruces del Calvario, con las estaciones que Cristo recorrió hasta llegar a la Crucifixión y al final termina en el alto con tres, que denominamos las Cruces de Cristo y de los ladrones.

La Plaza de Toros de Puebla de Sancho Pérez, es una de plazas más antiguas de toda España, inaugurada en el siglo XIV. Plaza de planta rectangular, con la peculiaridad de que en su instalaciones no cuenta con una capilla, sino que adosada a la plaza está la ermita, la de Ntra. Sra de Belén. En una de las alas de la ermita se encuentra el albergue de la localidad.

Información:


  Iglesia Parroquial de Santa Lucía  
La construcción de la Iglesia Parroquial de Santa Lucía se realizó en el siglo XVI y fue construida sobre otra de estilo mudéjar. A los pies de la iglesia se encuentra la torre, de estilo mudéjar fabricada con mampuesto y ladrillo.


La población se recorre de sur a norte, a la salida encontramos dos alternativas para continuar hasta Zafra; La primera y aconsejada por la Asociación de Amigos del Camino de Zafra, consiste en continuar un par de kilómetros por el arcén de la carretera para llegar a Zafra. Si optamos por la otra opción, hay que cruzar la carretera y continuar por el camino tradicional señalizado, pero esta opción tiene un inconveniente, el paso habitual por las instalaciones de la estación de ferrocarril está cerrado.
El motivo del cierre fue para evitar una tragedia, ya que los peregrinos invaden las vías con el peligro que ello conlleva. Por este motivo habría que desechar el paso y continuar cruzando el paso a nivel que nos lleva hacia un polígono industrial que nos lleva también a Zafra, esta opción es la más larga.


Tras un par de kilómetros por el arcén de la carretera, llegamos a la Avenida de la Estación, en el número 17 se encuentra el inconfundible edificio del Albergue de Peregrinos, que con su minarete da la bienvenida al peregrino platero.
En su interior nos espera su hospitalero, Antonio Puente Mateo, también presidente de la Asociación. Este albergue es el único en Zafra que solo está pensado para el alojo de peregrinos.

Este albergue no tiene ningún tipo de subvención ni apoyo municipal, se mantiene solo con los donativos que ofrecen los peregrinos, por lo que es de vital importancia que seamos generosos con nuestro donativo, valorando así su gran trabajo y dedicación hacia el peregrino y el mundo jacobeo.


Información:

En pleno valle extremeño, se encuentra la hermana pequeña de la ciudad de Sevilla: Zafra, que desde siempre lleva arrastrando el sobrenombre de Sevilla la Chica.

Para conocer Zafra hay que entrar por la Puerta de Sevilla, que nos lleva a la arteria principal de la ciudad, la calle Sevilla, que evoca a la bética Sierpes: igual de serpenteante, igual de estrecha, igual de bulliciosa, igual de atestada de tiendas.
Al final de la calle Sevilla llegamos a la Plaza Grande, arqueada, que nos lleva a Plaza Chica a través del Arquillo del Pan. Precisamente, en una esquina de lo que puede llamarse el corazón de Zafra.



  Un paseo por Zafra  
El peregrino puede dar un tranquilo paseo por sus bonitas callejuelas, llenas de reminiscencias árabes, y a detenerse en el convento de Santa Clara, con una parte visitable.
La Colegiata de la Candelaria (1546), que tiene un increíble retablo de Zurbarán; y el Hospital de Santiago, de finales del siglo XVI.


Otro sitio de parada obligada en Zafra es el Alcazar. Construido en 1437 por la situación estratégica de Zafra en la Vía de la Plata, el actual Parador de Turismo lo mandó construir el conde de Feria.

Los zafrenses, o churretines, están muy acostumbrados al turismo. De hecho, la ciudad (declarada Conjunto Histórico Artístico de Interés Nacional en 1965) posee infraestructura suficiente para atender a los numerosos turistas que la visitan, ya que tiene 15 hoteles.

  Gastronomía zafrense  
Caldereta de cerdo, los jamones y embutidos ibéricos, quesos de oveja, vaca y cabra, los dulces del convento de Santa Clara, migas, conejo con arroz, perdices estofadas y el revuelto de espárragos trigueros.

Información:


Andar, Andar...

"Andar, andar
que soy el viajero
que va en su pasar
en paz y sosiego;
respirando feliz,
con paso contento
bañando en sol,
nadando en luceros."

Poesia XII - Diego Miguel Muñoz Hidalgo





2 comentarios:

  1. Es una gozada leer la descripcion de la etapa, se vive y se palpa paso a paso, escrita con el corazon, muy interesante por todos los datos historicos, el esplendido y majestuoso retablo, iglesia del Divino Salvador, esa plaza de toros adosada a la iglesia, debe ser muy original ( no hay fotografias. Una vez mas Antonio, emhorabuena, un placer leerte, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Beatriz, me agrada te guste.

    ResponderEliminar